Go to Top

MINDFULNESS Y EL AMOR

El ser humano forma parte de un todo, que nosotros llamamos universo, limitado a la vez en el tiempo y el espacio. El ser hunamo se experimenta a sí mismo, sus pensamientos y sentimientos como algo separado del resto, como una forma de ilusión óptica de su conciencia. Esta ilusión es como una prisión para nosotros, limitándonos a nuestros deseos personales y al afecto de unas pocas personas cercanas. Nuestra tarea debe ser liberarnos de esta prisión ampliando nuestro círculo de Compasión hasta abarcar a todas las criaturas vivas y la naturaleza completa en todo su esplendor. Nadie es capaz de conseguirlo completamente, pero esforzarnos en este sentido es ya una parte de la liberación y es la base de nuestra seguridad interior.”

Albert Einstein.

“Abre la mente, abre el corazón”.

Mainfulness es una manera distinta de estar en la vida. Es aprender a vivir en el tiempo presente, Aquí y Ahora, con la Atención Plena puesta en lo que estamos haciendo, diciendo, pensando. Es este un trabajo de atención y observación a nuestros pensamientos, sentimientos y acciones. Sin juzgarlos, sin criticarlos, Únicamente observándolos con una mirada imparcial, desde el Amor, la Compasión y la Aceptación.

Este proceso terapéutico hecho con intención, dedicación y casi me atrevería a decir con devoción puede llevar a la persona a experimentar unos cambios profundos en su vida.  Reduce los síntomas causados por el estrés dejando  atrás los juicios, la crítica, la depresión, la inseguridad, la culpa, la ansiedad, el  miedo, la falta de Amor hacia uno mismo y hacia los demás.

No es fácil conseguir esa Atención Plena, esa Mente atenta sin juicios ni críticas que puede cambiar por completo nuestra forma de ver la vida, pero para nada es un trabajo imposible. El resultado está asegurado si la persona se compromete con ella misma a hacer este trabajo de forma disciplinada. Como todo en la vida es cuestión de perseverancia y entreno. Los resultados pueden ser muy, muy estimulantes. ¿Qué haría un excelente violinista o un atleta sin la cantidad de horas de entreno que invierten?. En este caso estamos hablando de nuestra felicidad hacia la que nos conduce el Amor, un Amor incondicional hacia nosotros mismos y hacia los demás, que nace de lo más profundo de nuestro ser cunado comprendemos que formamos parte de un TODO. Nada ni nadie nos es indiferente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *