Go to Top

ALGO DE MI

"Datulí, solitoNací en Bilbao. Antes de los tres años vine a vivir a Barcelona, desde entonces resido en esta ciudad. Tuve una infancia difícil, aunque, hoy, reconciliada con aquella etapa de mi vida, puedo decir con seguridad que aquellos años han sido unos grandes maestros para mí.

A los 35 años cuando inicié el camino de búsqueda y conocimiento sobre mí misma. Ese largo proceso de aprendizaje – que empezó con un psicoanálisis de varios años de duración – sigue activo en el día de hoy y terminará, seguro, el día en que cierre los ojos para siempre.

A los 57 años tuve una crisis profesional que afectó severamente a mi vida personal. Remontar aquella crisis fue un reto que superé con dolor, pero con entereza. Constaté que tenía un corazón fuerte, una gran capacidad de resistencia, amor para dar y una gran compasión hacia el dolor de los demás que considero el mío propio. Descubrí que mis creencias eran mis peores enemigas y que mío era el poder de cambiarlas. Tomé conciencia de la gran importancia que tenía mi mente y los pensamientos que yo alimentaba. Eran poderosos para destruirme, pero yo misma tenía la fuerza para cambiar la actitud con respecto a todo lo que se me presentaba en la vida. Otra forma de mirar ¡y todo era diferente!.

Ahora trabajo en lo que me gusta y en lo que siempre me ha apasionado: profundizar en el conocimiento del papel que tiene la mente en el sufrimiento o en la felicidad de las personas. Durante estos años he ido aprendiendo, leyendo, haciendo terapias, meditando, escribiendo, absorbiendo todo lo que me llegaba… Hoy puedo poner al servicio de los demás todo lo que he aprendido sobre cómo cambiar los patrones erroneos que un día nos creamos y que nos empujan a ver el mundo de una determinada manera.

Agradezco al psicoanálisis, la terapia Gestalt, Eneagrama, a la Meditación, a la práctica del Perdón y el Agradecimiento, a la práctica de Mindfulness y sobre todo a mí misma  por haberme ayudado a ir descubriendo lo que realmente soy, sin máscaras, sin estrategias, aceptando mis partes oscuras sin temor. Aprendiendo ¡solo aprendiendo! a vivir cada día Aquí y Ahora sin juicio, con atención y curiosidad. Como una criatura que se entrega a todo lo que va descubriendo y no deja de sorprenderse. Es el trabajo de toda una vida, es la VIDA.

Me  motiva y alegra  emplear estas herramientas en provecho de otras personas.

“Hay dos formas de ver la vida: una es creer que no existen milagros, la otra es creer que todo es un milagro” Albert Einstein.

PILAR 3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *